jueves, 11 de octubre de 2007

LA MOLLERA O FONTANELA

El cráneo está conformado por muchos huesos, 7 en el cráneo mismo y 14 en el área facial, que se unen para formar una cavidad ósea sólida que protege al cerebro y sostiene las estructuras de la cabeza. Las áreas donde los huesos se unen se denominan suturas. Al momento del nacimiento, los huesos no están articulados de una manera firme, lo cual permite que la cabeza se abra paso a través del canal de parto. Las suturas acumulan gradualmente minerales y se endurecen, proceso que se denomina osificación, haciendo que los huesos del cráneo se unan con firmeza.
En los bebés, los espacios donde se cruzan dos suturas forman un punto blando cubierto de membranas denominado fontanela. Las fontanelas permiten el crecimiento del cráneo durante el primer año de vida del bebé.
El cráneo de un recién nacido presenta normalmente varias fontanelas, principalmente en la parte superior y posterior de la cabeza y a sus lados. Al igual que las suturas, las fontanelas se osifican gradualmente y luego se convierten en áreas cerradas, sólidas y óseas. La fontanela posterior (ubicada en la parte posterior de la cabeza) se cierra usualmente cuando el bebé cumple uno o dos meses de edad, mientras que la fontanela anterior, ubicada en la parte superior de la cabeza, se cierra generalmente entre los 7 y los 19 meses de edad.
Cómo darnos cuenta si están en estado normal

Las fontanelas deben sentirse firmes y ligeramente cóncavas al tacto.Cuando el niño está llorando, acostado o vomitando, las fontanelas puede lucir momentáneamente protegidas, pero luego se deben normalizar cuando el niño está en un posición calmada y con su cabeza erguida.
Se presentan tensas o protruyentes cuando se acumulan líquidos en la cavidad craneal o cuando la presión cerebral aumenta (aumento de la presión intracraneal).La hidrocefalia (aumento de la presión intracraneana asociada con meningitis y otros trastornos) puede ser causa de una fontanela tensa o protuyente. Si la fontanela se normaliza cuando el niño está tranquilo y con la cabeza erguida, no es síntoma aumento de la presión de las fontanelas.
Cuando consultar con el pediatra
Cuando el bebé tiene la fontanela realmente abombada, en especial si la condición está acompañada de fiebre o letargo, debe ser examinado de inmediato por el médico o el pediatra de la sala de urgencias, ya que se trata de UNA EMERGENCIA MÉDICA